Los proyectos Ruiseñor de Europa debaten sobre las oportunidades de la mentoría universitaria

21 junio 2017

En la séptima edición del Congreso Anual Nightingale celebrado en Barcelona y organizado por la Fundació Servei Solidari, han participado representantes de entidades de mentoría de toda Europa

“Podemos ser lo que vemos pero estos proyectos de mentoría nos permiten ser aquello que imaginamos” afirmaba Lola López, comisionada de Inmigración del Ayuntamiento de Barcelona, en la apertura del VII Congreso Anual Nighitngale -Ruiseñor, en castellano- de mentoría universitaria que a lo largo de dos jornadas ha reunido en Barcelona a 40 personas de la administración pública, organizaciones que implementan proyectos Ruiseñor de toda Europa, de Uganda y a representantes de las entidades miembro de la Coordinadora de Mentoría Social.

Carina Sild Lönroth, directora ejecutiva de la red Ruiseñor en Europa – Nightingale Mentoring Network – ha valorado que en esta edición el congreso se centre en las oportunidades de la mentoría para “reunirnos y aprender los unos de los otros y crear puentes de intercambio que es lo que necesitamos en nuestra sociedad”. Carina Sild Lönroth, además, ha hecho hincapié en el hecho de que “la mentoría es una herramienta para una mejor inclusión social y para la prevención de la exclusión social”. Miquel Àngel Essomba, comisionado de Educación y Universidades del Ayuntamiento de Barcelona, ha añadido que “la mentoría pretende dar respuesta a una necesidad: tener referentes para un mundo sin referentes”.

Begoña Román: una reflexión ética a la mentoría

Begoña Román, catedrática de filosofía en la Universidad de Barcelona, ha impartido una conferencia sobre la mentoría basada en un modelo que sitúa en el centro a la persona, en este caso a la persona mentorada. Román ha relacionado a la mentoría con la ética y ha hecho una reflexión sobre el uso de la mentoría para un servicio público en el que intervienen cuatro tipologías de éticas jerarquizadas. “Primero la ética cívica, a través de la cual el mentorado tiene derecho a ser acompañado independientemente de su simpatía, o amabilidad; segundo la ética de la organización, a través de la cual ésta establece un vínculo de compromiso entre la misma y el mentor, tercero la ética profesional, que establece el compromiso de formación y apoyo al mentor, para que éste pueda desarrollar su tarea con éxio,  y finalmente encontramos la ética personal, que aflora del propio sentido de justicia del mentor”. Para Román, estas éticas tienen un orden y si se alteran “el orden de los factores adulterará la relación de mentoría”, ha destacado.

Román ha aplicado la teoría de las esferas de reconocimiento de Axel Honneth, esfera del amor (familia), esfera del derecho (persona como sujeto de derechos) y la esfera de la solidaridad (comunidad), para analizar el perfil de los mentorados. “A los mentorados a los que atendemos, con frecuencia una o más de una de estas esferas naturales les fallan, y es ahí donde entra la mentoría, para contribuir en el cuidado de estas esferas”.  Para Román, la mentoría forma parte de la economía “del don”, porqué “con la mentoría se ofrece algo tan valioso como el tiempo en una sociedad acelerada”, ha subrayado.

Antoni Giner: la complejidad de las relaciones de mentoría

Antoni Giner, doctor en pedagogía, licenciado en psicología y director del postgrado de mentoría y coaching educativo de la Universidad de Barcelona, ha puesto el foco de su intervención en las complejidades de la mentoría. En esta relación entre dos la forma de ser y de actuar del mentor condiciona la relación con el mentorado. Es en estos cambios en los que los mentores van a poder incidir”, ha detallado Giner que ha añadido la importancia “de que los mentores sepan quien son que conozcan su identidad”.

Giner enmarca las relaciones dentro de un modelo sistémico, según el cual toda relación se transforma y se va modificando con el paso del tiempo y dentro de un sistema concreto. De acuerdo con este modelo, la relación entre las personas y su entorno está sujeta a una dinámica de influencias recíprocas. “Si movemos elementos de estos sistemas, éstos se modifican. Por eso, cuanto mejor conozcamos este sistema, mejor será nuestro trabajo como mentores”, ha explicado Giner.

El proyecto Ruiseñor, de mentoría universitaria, desde el punto de vista de la escuela, la universidad y de los mentores y mentorados

En una mesa redonda, parejas de mentoría y un representante de una escuela y otro de la Universidad de Barcelona han reflexionado sobre las oportunidades que ofrece la mentoría. Jordi Vilà-Font, director de la Escola Pia Luz Casanova del distrito barcelonés de Nou Barris ha destacado que: “la mentoria es una oportunidad para aprender, crecer y para dar lo mejor de uno mismo”. Este es un mensaje que Vila explica a las familias de los menores mentorados de la escuela para que se involucren en el proceso de la mentoría. Para Laura Rubio, coordinadora de la oficina ApS de la Universidad de Barcelona, la mentoría es una oportunidad “para aproximar a la universidad y a los estudiantes de la asignatura de Aprendizaje y Servicio a la realidad en la que, como profesionales de la educación, trabajaran en un futuro, y de la que a menudo la universidad está lejos”. Las parejas de mentoría coincidieron en el hecho de que la mentoría les ha servido para establecer vínculos con otras personas de contextos distintos. “Yo soy maestra y después de haber pasado por una experiencia de mentoría puedo decir que mi trabajo en el aula ha mejorado”, ha expresado Sara Espinós, mentora en el proyecto Rossinyol de Servei Solidari y maestra de la escuela Pia de Sarrià que ha recomendado la experiencia “a todo el mundo que se dedica a la educación”.

La primera jornada del congreso se ha cerrado con diferentes talleres en los que se ha presentado la app de la Coordinadora de Mentoría Social, Messagenes,  Spora Sinergies ha detallado el estudio de impacto sobre los efectos de la mentoría y Morgan Deumier, coordinador del proyecto Ruiseñor de la universidad de Malmö, en Suecia, ha profundizado sobre los efectos de la mentoría desde una perspectiva sociológica a través de un estudio realizado por la Universidad de Malmö.

La segunda jornada del congreso se ha destinado a qué algunas entidades miembros de la Coordinadora de Mentoría Social presentaran sus proyectos de mentoría a los representantes de la red internacional Nightingale. El proyecto de mentoria laboral, MentorHabilitats coorganizado por Fundesplai, Fundación Marianao, Punt de Referència y Fundació Éxit, y el programa de mentoría de Punt de Referència, Referents, han sido los dos proyectos presentados. La directora de la Coordinadora, Marta López, ha agradecido a Servei Solidari la organización del congreso y el hecho de haber contado con la Coordinadora de Mentoría Social para que ésta presentara distintos proyectos. También ha añadido que el hecho que haya sido Barcelona la ciudad elegida para la Conferencia Anual de Nightingale es “un síntoma de la buena salud de la mentoría en nuestra casa”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *