Llamada a los investigadores: áreas prioritarias de estudio sobre la mentoría juvenil

21 septiembre 2017

La Cumbre Nacional de Investigación sobre Mentoría de Estados Unidos se creó como iniciativa de la National Mentoring Partnership de los Estados Unidos para promover la investigación en este campo, y así proporcionar una base científica sólida para los programas de mentoría social.

Su última edición sirvió para determinar los problemas teóricos y pragmáticos que surgen en la promoción de una mentoría efectiva, y a la vez identificar aquellas áreas prioritarias de estudio.

A continuación presentamos las áreas prioritarias de estudio que se detectaron, con el fin de incrementar la base científica en la que se fundamentan los programas de mentoría:

Los nuevos formatos de la mentoría: Cada vez hay más tipos de mentoría, sea porque se realiza en grupos, entre compañeros (en vez de entre adulto y jóven) u online. Por esa razón, es importante evaluar la efectividad y coste-efectividad de cada uno de estos nuevos tipos de formato.

Crear una “guía de buenas prácticas”: El impacto positivo de la mentoría a largo plazo debería evaluarse de forma sistemática. A través de la comparación de resultados, sería interesante desarrollar una guía sobre buenas prácticas en cada una de las etapas de un programa.

Integración de la mentoría con otros programas y servicios: A menudo, la mentoría social se realiza dentro del marco de un programa social mayor. Sin embargo, existe poca evidencia sobre cuál es la mejor forma de integrar la mentoría con otros servicios para que sea más efectiva y maximice los beneficios del programa principal.

Estudiar la relación entre la mentoría y la mejoría académica: Aunque se ha establecido una relación entre una y otra, es necesario que se estudie de forma sistemática.

Mejorar el reclutamiento de mentores, su formación y su compromiso en el tiempo: A veces los programas de mentoría se encuentran con problemas para reclutar mentores, y la mitad de las relaciones mentor/mentorado se disuelven al cabo de unos meses. Debe encontrarse una solución estratégica a este problema.

Mentorías especializadas: Para aquellos jóvenes con necesidades especiales, los programas de mentoría tradicionales no son efectivos, mientras que las mentorías especializadas sí. Este tipo de mentorías a menudo carecen de base científica que garantice unos resultados positivos.

Entender mejor las variables de género, edad y etnia: Se ha visto que la mentoría no tiene los mismos beneficios para todos los jóvenes, y se necesita profundizar la investigación para entender cómo las características del mentorado afectan los resultados del programa y así adaptarlo de forma eficiente.

Entender cómo funciona la relación de mentoría: No existe suficiente teoría sobre de qué forma y hasta qué punto influencia el mentor a la persona mentorada. Este tipo de investigación es importante tanto para la efectividad de los resultados como para la formación y monitorización de los mentores.

Vincular práctica e investigación: Proporcionar mayor evidencia científica de su efectividad es una de las prioridades principales de la investigación en mentoría, al igual que el desarrollo de métodos y herramientas que faciliten la evaluación de los programas.

 


Fuente: DuBois D.L. y Rhodes J.E. Introduction to the special issue: Youth mentoring: Bridging science with practice. Journal of Community Psychology. 2006; 34(6):647-655. https://www.researchgate.net/publication/2276515

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *