Experiencias de mentoría en jóvenes de riesgo

20 octubre 2017

En los Estados Unidos cada vez hay más programas de mentoría dirigidos a jóvenes de riesgo, pero: ¿Cuál es el impacto de estos programas?

Puesto que los beneficios sociales, académicos y personales de la mentoría han sido demostrados repetidas veces, es natural que se busque servir a aquellos jóvenes que más pueden beneficiarse de ella. Sin embargo, se sabe poco sobre el impacto que los programas de mentoría tienen en los jóvenes de riesgo, y de si sus efectos difieren de los de la media. Con el fin de proporcionar evidencia de ese tipo, la Fundación Bill & Melinda Gates encargó una evaluación externa de programas de mentoría dirigidos a jóvenes de riesgo.

Este artículo presenta los resultados de tal evaluación, basada en la monitorización del diseño, implantación y conclusión de siete programas desarrollados en el ámbito de la comunidad dirigidos a jóvenes de riesgo. Específicamente, el estudio analiza a fondo, mediante múltiples encuestas y observaciones, la historia de cada uno de los mentorados y sus mentores, el tipo de relación que se ha formado, el apoyo que se les ha ofrecido y los beneficios que se han derivado. De ese modo, se espera proporcionar datos prácticos que servirán a la hora de crear programas y políticas sociales, y que ayudarán a elegir el programa más adecuado en cada caso.

Perfiles de riesgo

El tipo de riesgo en el que puede encontrarse una persona se divide, en este estudio, entre riesgo ambiental, aquel relativo a las circunstancias externas del joven (como la pobreza familiar o el barrio en el que vive), y riesgo personal, es decir, el que se refiere a su comportamiento, funcionamiento social o académico y a su salud. Con estos datos se ha divido a los jóvenes en cuatro perfiles distintos:

  1. Jóvenes en situación de riesgo ambiental y personal (de alto riesgo)
  2. Jóvenes en riesgo personal bajo, pero ambiental alto (de mayor riesgo)
  3. Jóvenes en riesgo personal alto, pero ambiental bajo (de mayor riesgo)
  4. Jóvenes en situación de poco riesgo ambiental y personal (de riesgo)

A partir de esta clasificación se ha podido analizar si el perfil de riesgo tiene algún impacto en los resultados del programa. En total se inscribieron para participar 1.310 jóvenes de entre 8 y 15 años, de los cuales 57% pertenecía a una minoría étnica, dos tercios venían de una familia monoparental, y dos quintos pertenecían a una familia con ingresos medios anuales inferiores a 20.000 dólares.

Variaciones en la relación entre mentor y mentorado

La relación entre mentor y mentorado se considera el factor más importante para que una mentoría sea efectiva, y en ese caso fue valorada a partir de tres factores:

  1. proximidad de la relación,
  2. si la relación ofrecía al mentorado oportunidades para crecer y aprender, y
  3. si el mentor tenía en cuenta los intereses y opinión del mentorado.

Casi tres cuartos del total de mentorados reportó tener una relación positiva con su mentor. Sin embargo, prácticamente la mitad de los mentorados había experimentado un cambio de mentor a mitad del programa. En la mayoría de esos casos la relación había sido terminada por los mentores, que habían ofrecido como motivos más comunes que “el joven no mostraba interés” (33%), y que “el joven no parecía necesitar un mentor” (17%). Solo en el 10% de los casos la razón dada fue que las necesidades del mentorado eran demasiado graves. Significativamente, no se encontró ninguna conexión entre la duración de la relación y el perfil de riesgo del menor. Sin embargo, sí que se notaron diferencias entre las razones por las que terminaba la relación dependiendo del tipo de riesgo del mentorado.

Beneficios de los programas

En el seguimiento realizado 13 meses después del inicio del programa, se encontró evidencia del impacto positivo del programa en el bienestar emocional y psicológico de los jóvenes. En particular, los jóvenes que habían sido mentorados mostraron, respecto a los que no, menos síntomas de depresión, más aceptación por parte de sus compañeros, más expectativas positivas respecto a su futuro escolar, y mejores notas. A partir de la agregación de varios indicadores, también se confirmó un cambio positivo general en los jóvenes mentorados. Sin embargo, no hay suficiente evidencia que confirme el impacto académico o social de los programas.

Es importante notar que los beneficios del programa no variaron de forma significativa en los jóvenes dependiendo de su perfil de riesgo. Jóvenes de todos los perfiles obtuvieron beneficios del programa, y la única tendencia que destacan los autores es que la mentoría fue particularmente efectiva en jóvenes con mayor riesgo personal, pero sin riesgo ambiental.

 


Font: Herrera, C., Dubois, D.L. y Grossman, J.B. (2013). The Role of Risk. Mentoring Experiences and Outcomes for Youth with Varying Risk Profiles. New York: Public/Private Ventures. http://www.mdrc.org/sites/default/files/Role%20of%20Risk_Final-web%20PDF.pdf

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *